Qué son los Valores de una Persona según ACT

Los valores son un componente esencial en la Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT), un enfoque que enfatiza la importancia de vivir una vida alineada con lo que es más significativo para cada individuo. En este artículo, profundizaremos en qué son los valores en ACT, cómo esclarecerlos y su importancia en el proceso terapéutico.

¿Qué Son los Valores en la Terapia de Aceptación y Compromiso?

En la ACT, los valores se definen como principios guía que dan dirección y propósito a nuestras vidas. Son cualidades que elegimos conscientemente y que reflejan cómo queremos comportarnos en diferentes aspectos de nuestra vida. Los valores en ACT no son metas a alcanzar, sino más bien formas de actuar y estar en el mundo.

Valores Aquí y Ahora vs. Objetivos Futuros

La distinción entre valores y objetivos es crucial en la Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT) y tiene profundas implicaciones en cómo vivimos nuestras vidas. Mientras que los valores son principios guía constantes, presentes en cada acción y decisión, los objetivos son puntos de llegada específicos que deseamos alcanzar en el futuro. Esta diferencia fundamental es clave para entender cómo nos orientamos y movemos en el mundo.

Los valores son inherentes al aquí y ahora; son como un faro que ilumina cada paso que damos. No son algo que ‘logramos’ en un sentido convencional, sino más bien cómo elegimos actuar y estar en cada momento de nuestra vida. Son expresiones de lo que consideramos más importante y significativo, y se manifiestan en nuestras acciones cotidianas. Por ejemplo, si valoramos la compasión, este valor se refleja en cómo interactuamos con los demás en nuestro día a día, en cada conversación, en cada acto de bondad.

En contraste, los objetivos son como hitos en un mapa, puntos que nos esforzamos por alcanzar en algún momento en el futuro. Pueden ser a corto o largo plazo, como obtener un título universitario, conseguir un trabajo específico o correr un maratón. Aunque los objetivos son importantes y pueden proporcionar dirección y motivación, se diferencian de los valores en que una vez alcanzados, se marcan como ‘completados’, y luego se establecen nuevos objetivos.

Ejemplo de la Metáfora de los Dos Niños en el Coche

Para ilustrar mejor esta distinción, consideremos la metáfora de los dos niños en un coche de camino a Disneylandia. Uno de ellos, enfocado únicamente en el objetivo de llegar, experimenta el viaje con impaciencia y frustración. Cada minuto es un recordatorio de que aún no ha alcanzado su meta, lo que lo hace sentir insatisfecho y ansioso.

Por otro lado, el otro niño, aunque también emocionado por llegar a Disneylandia, se enfoca en vivir y disfrutar el viaje. Este niño representa la vida guiada por valores. Aunque tiene el mismo objetivo final (llegar a Disneylandia), su enfoque en el aquí y ahora —apreciando el paisaje, disfrutando de las canciones en la radio, sintiendo la emoción del viaje— transforma la experiencia en algo enriquecedor y satisfactorio. Este niño vive sus valores de curiosidad, alegría y aventura, haciendo que cada momento del viaje sea valioso y significativo, independientemente del objetivo final.

Este enfoque centrado en valores en lugar de solo en objetivos ofrece una manera de vivir más rica y plena. Al enfocarnos en nuestros valores, encontramos satisfacción y propósito en el proceso mismo, no solo en la consecución de un objetivo. Esto nos lleva a una vida más equilibrada y plena, donde cada paso del camino es tan importante como el destino final.

Los Valores Nunca Necesitan Ser Justificados

Los valores, en su esencia, son reflejos profundos y personales de nuestras convicciones y principios más arraigados. Al igual que nuestros gustos personales, cada valor es único y distintivo para cada persona. Estos valores no necesitan justificación ni explicación externa porque son inherentes a nuestra identidad y forma de ser. Son manifestaciones auténticas y genuinas de lo que consideramos importante, significativo y valioso en nuestras vidas.

Priorización de Valores

En la vida cotidiana, necesitamos priorizar nuestros valores en función de las circunstancias y nuestros roles. Como los continentes en un globo terráqueo, no todos los valores pueden estar al frente todo el tiempo. Esta flexibilidad permite una adaptación saludable a diferentes situaciones de la vida.

Newsletter PSYCOlógicaMENTE

Nuestro Blog de Psicología en tu email

Suscribiéndote aceptas la politica de privacidad

Manteniendo los Valores Ligeramente

En la Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT), es crucial abordar los valores con flexibilidad. Esta actitud evita que los valores se transformen en reglas rígidas que podrían limitar nuestras vidas en lugar de enriquecerlas.

Es importante recordar que los valores deben guiar nuestras acciones, no restringirlas. Una interpretación demasiado estricta de nuestros valores puede llevar a inflexibilidad y estrés. Por ejemplo, el valor de la honestidad es importante, pero aplicarlo de manera inflexible puede ser contraproducente en algunas situaciones.

Los valores deben actuar como guías que nos iluminan el camino, ofreciendo dirección sin imponer restricciones severas. Esto permite mayor creatividad y adaptabilidad en nuestras vidas.

Reconocer que nosotros y nuestros valores pueden cambiar y evolucionar es esencial. Mantener una mente abierta para adaptar nuestros valores a las nuevas circunstancias nos permite crecer y desarrollarnos de manera saludable.

Los Valores se Eligen Libremente

Elegir nuestros valores implica una elección consciente sobre cómo queremos actuar y estar en el mundo. Esta elección refleja lo que realmente nos importa y da dirección a nuestras vidas.

Inclusión de Uno Mismo y de los Demás

Los valores deben considerar tanto nuestras relaciones con nosotros mismos como con los demás. Esto implica ser justo, honesto, amable y amoroso tanto con uno mismo como con las personas que nos rodean.

Dar Vida a los Valores

La discusión efectiva sobre valores en terapia debe ser vivificante y liberadora. Conectar profundamente con los valores puede llevar a una expansión de la conciencia y un sentido de vitalidad. A menudo, esto conlleva emociones intensas y una fuerte sensación de conexión.

Conclusión

Los valores en la ACT son fundamentales para vivir una vida auténtica y significativa. Al esclarecer y vivir de acuerdo con nuestros valores, podemos experimentar una mayor satisfacción y propósito en nuestra vida.

Hasta aquí nuestro blog. Si estás en busca de asistencia psicológica, te invitamos a ver perfil de nuestros psicólogos y terapeutas. Ofrecemos servicios tanto presencialmente en Valencia (España) como en línea. Puedes solicitar una cita fácilmente a través de nuestro formulario de contacto en esta web.

Además, si te interesa el desarrollo personal y la psicología, no dejes de explorar nuestros cursos de psicología y desarrollo personal.

Referencias Bibliográficas

Harris, R. (2009). «ACT Made Simple: An Easy-To-Read Primer on Acceptance and Commitment Therapy». New Harbinger Publications.

Todas las publicaciones del Blog

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar
Abrir chat
1
Envía desde aquí un WhatsApp ahora a PSYCOlógicaMENTE